Ah! Que tiempos aquellos, inolvidables. Siempre en nuestras charlas sacamos a relucir el famoso “APOLO” Increíble pero cierto, Me trajiste el recuerdo de ver a mi hijo Víctor Hugo, que me llegaba a la madrugada trayéndome mi chuletota, que era su plato favorito de ese sitio. Gracias por traerme esos recuerdos que son imborrables. Salúdame a mi gente! que les extraño muchiiiiiiisimo.

Nancy Villalobos, Cliente, publicado en Facebook